La Mussara 2017

La Mussara 2017

Este pasado domingo día 21 de mayo se celebró en Reus La Mussara Gran Fondo. Una prueba preciosa en una ubicación privilegiada en la provincia de Tarragona en Cataluña. Es mi segunda participación y consecutiva, y en mi opinión es que a pesar de tener 11 kilómetros menos que la famosa Quebrantahuesos, esta es más dura por la orografía del terreno, excesivamente “rompepiernas”.

Un día antes de la prueba me trasladé con mi mujer Pili a Salou donde instalamos el campo base, allí nos alojamos junto a nuestros buenos amigos Manu y Gloria. Día previo a la prueba de relax y en buena compañía.

Sobre las 5 a.m. suena el despertador, otro más de los muchos madrugones que nos metemos los ciclistas aficionados para poder sentirnos un día como profesionales. Sobre las 6:30 horas nos encontramos en las inmediaciones del recinto ferial listos para tomar la salida. Allí me cité con mi buen amigo Manu “el catalán”, menudo abrazo nos dimos, nos cargamos las pilas y cada cual a su cajón de salida. Gracias a mi buena actuación del año pasado me logro colocar en el cajón de los “pata negra” tiempos inferiores a 6h 45´ ya que el año pasado paré el crono en unos aceptables 6h 43´. Aunque he pasado mala noche me dispongo a hacerlo lo mejor posible, como siempre.

A las 7:30 horas dan la salida, la marabunta de ciclistas salimos como rayos dirección La Mussara el primer puerto del día. La ruta transcurre por las calles de Reus, multitud de rotondas nos dificultan el paso y se hace difícil intentar seguir el ritmo. Se nota que en este cajón hay mucho “capo” que quiere hacerlo bien y aprieta desde el principio.

Vamos dejando atrás a localidad de Reus y pasamos raudos por el Aleixar, intento ponerme a rueda del que se deja y ahorrar vatios, por fin llegamos a la localidad de Villaplana y comienza la ascensión a La Mussara, unos 10 kilómetros constantes sin grandes rampas, un puerto bonito y bien asfaltado, esta vez no voy pasando gente como en otras ciclos, busco mi ritmo y lo voy encontrando pero no me noto cómodo del todo. Van pasando los kilómetros y justo antes de coronar me he quedado un poco atrás de un buen pelotón, pero parece que me encuentro a gusto y he entrado en calor.

polar-gran-fondo-la-mussara-2017-3493345-47444-559
Bajar mola

Se inicia el vertiginoso descenso hacia Mont Rai, estoy solo sin grupeta y voy en solitario, nadie delante y nadie por detrás, sufro y son solo los primeros compases de la prueba, finalmente nos vamos aproximando a Capafonts el primer avituallamiento del día, voy cargadísimo de todo por lo que ni me planteo parar, vuelvo a encontrar mi ritmo de subida y aquí sí que paso grupos de gente y alcanzo un pelotón, llevan un buen ritmo y me quedo un rato junto a ellos para así ir encontrándome a mí mismo. Se inicia un descenso kamikaze a  La Febró, me cuesta seguir el ritmo, no me conozco la carretera y esta grupeta tiene “tablas” bajan como si se jugaran La Vuelta, aun así intento concentrarme y logro no perder el grupo para iniciar el ascenso a Les Pinedes, sin pena ni gloria nos encontramos ya en el descenso a Cornudella. Ahora sí que paso miedo en la bajada, vamos como auténticos misiles, sigue siendo un tramo desconocido para mí y con muchas curvas finalmente pierdo al grupo y voy dando caza en solitario a muchos rezagados, justo en el inicio de la subida a Capafonts pego un ligero arreón y cojo de nuevo al pelotón.

Llegamos al avituallamiento de Capafonts, me queda poco líquido pero me encuentro bien y lanzo un órdago, decido continuar otros 30 kilómetros hasta La Falset de Bisbal para avituallarme, en un par de ocasiones me arrepiento de mi decisión pero me mantengo firme y dejo el avituallamiento atrás.

Ya estamos en la subida de Albarca, hemos quedado pocos en el pelotón ya que muchos han parado en el avituallamiento. El ritmo no es malo y continuamos poco a poco devorando kilómetros. Me voy quedando sin líquido… En la bajada hacia Udemolins he dejado al grupo atrás, la comienzo solo y justo antes de iniciar la subida a un repecho que no está catalogado como puerto me alcanza el grupo. En la subida bajan el ritmo y me han encajonado, a punto de sacarme a la cuneta meto cuerpo y me voy haciendo hueco en la grupeta. Al cabo de un minuto veo que suben muy muy lentos y decido subir a mi ritmo machacón donde me encuentro cómodo, los voy dejando atrás y al coronar inicio descenso hacia La Bisbal de Falset, aquí me engancho a dos chicos que van como auténticos misiles, pienso para mí que se conocen la carretera y les dejo hacer.

Pasados unos minutos me piden un relevo y les digo que no me conozco la carretera, me responden que ellos tampoco, así que enciendo el seguro “cerebral”: paso de matarme… Van jugándosela en cada giro, me quedo detrás y a una distancia prudencial les dejo hacer, no respetan el carril contrario y poco a poco me acercan al avituallamiento. Llego seco pero no deshidratado, relleno bidones hago la parada técnica de rigor y tras comer algo salgo como un tiro a por el temido Coll Roig, ahora voy solo, pero voy pasando ciclistas rezagados. La bajada tiene repechos muy malos, que es donde voy alcanzando gente, el aire de cara no me pone las cosas fáciles y más aún en solitario. Me consuela saber que estamos cerca del final… Antes de la Viella Baixa me alcanza un grupo y me pego cual lapa para el ascenso hacia el Roig. El ritmo es alto para estos compases pero no se terminan de escapar, continuamos pasando gente y un grupo de unos 10 ciclistas llegamos a los últimos kilómetros de la ascensión, las rampas apuntan al cielo y como puedo voy subiendo, me retuerzo como un gusanillo encima de mi montura de carbono y los metros van cayendo, muy lentamente.

polar-gran-fondo-la-mussara-2017-3493345-47336-1004
Subir jode

En este tramo los fotógrafos se ceban en nosotros, el ciclismo es grande, dentro de ti hay una voz que te dice ¡Bájate! ¡Tira la toalla! ¡¿Qué haces aquí?! Pero ignoras esos pensamientos de perdedor, ¡NUNCA!

Llego a la cima, se me ha hecho muy duro, pero en el avituallamiento recargo solo un bidón y como algo, rápidamente me pongo en movimiento y me uno a un grupo que parece que se conoce el descenso a Cornudella, bajamos como tiros e iniciamos el ascenso al último puerto del día, luego todo es bajada, coser y cantar.

Coll de Alforja es un puerto bonito, el asfalto no  está mal del todo y las rampas son muy muy asequibles y contantes. Me encuentro bastante bien y lidero el grupo que me ha llevado hasta el inicio, allí comento que los subo hasta arriba pero que luego me meto en la oficina a descansar. Durante la subida doy caza a bastantes rezagados y dejamos el grupo en unos 4 componentes e iniciamos el descenso, me quedo atrás, pero bajamos como auténticos misiles por lo que si pierdo rueda sé que perderé este grupo. Pienso para mí “de eso nada, les he subido el último puerto y no me voy a despegar de ellos”. No abandono en ningún momento la 3ª o 4ª posición del grupo y así me aseguro no perder rueda.

polar-gran-fondo-la-mussara-2017-3493345-47342-265

La bajada es complicada, adelantamos muchísimos ciclistas de la ruta corta que aún siguen en la prueba pero muy muy lentos, es peligroso y más a la velocidad que vamos. Aire de cara en esta última parte de la ruta pero no me suelto del grupo, nadie me reprocha nada y ahí que sigo, incluso hago algún relevo y entramos en la localidad de Reus, este año no finalizamos nada más entrar al pueblo. El final es en la salida, es un caos, rotondas y más rotondas, pasando a ciclistas muy lentos que terminan como pueden la Medio Fondo, pero aquí ya está el final cerca y no aflojamos…

Por fin llegamos al final, cruzamos la meta y allí está Pili que me anima.

Recojo la gorra finisher y mientras llega estiro mis maltrechas piernas. Llega Pili y le doy un besazo y nos disponemos a comer juntos, el mejor momento de la ruta sin lugar a dudas.

Nos encontramos con varios amigos, Manu, David, Jordi y juntos comemos y nos hacemos las fotos de rigor junto a Miguel Induráin.

Mis números de esta Mussara

Tiempo final 6h 33´ 21” tiempo sobre la bici de 6h 29´07” unos 189km y 3290 metros de desnivel positivo a unos 29,1 km/h de media.

En quince días El Soplao.

Saludos.

MALLORCA 312

MALLORCA 312

Retomo el blog, al que tenía abandonado con una increíble aventura en el paraíso para el cicloturista: la isla de Mallorca, donde el pasado sábado se celebró la Mallorca 312, la fiesta del ciclismo.

Este año, han aumentado la cantidad y la calidad de mis entrenamientos debido a que he cambiado de método de entrenamiento, he pasado de entrenar por pulso a entrenar por potencia. Aún estoy en busca de mi mejor pico de forma, pero parece que progreso adecuadamente. Así que esta prueba era una buena forma de ponerme a prueba de cara a los próximos retos: La Mussara, El Soplao y el Reto solidario 2017 de 400 kilómetros.

El viaje a Mallorca llevaba planeado un año, no había terminado la temporada anterior y mi amigo Manuel (La Locomotora del Vallés) me había metido el gusanillo en el cuerpo, había que hacer la Mallorca 312 al menos una vez en la vida. Cierto es que no llegaba en mi mejor momento de forma, que a primeros de abril una lesión me dejó en dique seco unos 10 días. El dichoso músculo piramidal me dejó hecho una pena. Pero nunca hay que rendirse y siempre luchar por tus retos, no iba a dejar que se me escapase la oportunidad de ser finisher de la Mallorca 312.

Pili y yo cogimos una semana de vacaciones y allí que nos presentamos, en Can Picafort el miércoles previo a la prueba. Alguna salida para entrenar y mucho turismo por la isla, pero el día antes de la prueba una contractura en la parte posterior del muslo derecho me hace pensar en lo peor. Mucha crema antiinflamatoria, mimos de mi mujer y la inestimable ayuda vía telefónica de mi fisio Raúl me hacen sobreponerme, pero la carrera la realicé con bastantes molestias.

Son las 6:40 de la mañana del sábado y allí estoy junto a Pili, para comenzar el primer reto de este año. El garmin marca 4 grados, por lo que decido ir de largo arriba. No veo la hora de comenzar ya que el frío es  intenso y hay ganas de calentar las heladas piernas. Con un ligero retraso de 4 minutos se da la salida y tardo unos 10 minutos en pasar por la salida, tengo delante unos 2000 ciclistas e inicio mi prueba.

DSCN4317
En Playa de Muro antes de comenzar

Las carreteras completamente cortadas permiten que vaya adelantado ciclistas por el carril izquierdo, este tramo de unos 25 kilómetros es prácticamente llano. Me uno a grupos que me llevan y voy adelantando participantes, el escenario es espectacular, Playa de Muro, Alcudia, La Albufera y poco a poco nos vamos acercando al primer puerto del día. El Coll de la Femenia, casi 8 km al 5-6%. Aquí impongo mi ritmo machacón de subida, voy pendiente de los vatios sin pasar de 240w hasta el Puig Mayor en el km 56. Pocos me pasan sin embargo yo, gano muchas posiciones, es una gozada tener una buena forma física y disfrutar de las subidas y del paisaje como yo lo hice, el entrenamiento por vatios es una pasada.

sportograf-94602265
En el Coll de la Femenia

Coronamos Femenia y tras un descenso en el que paso bastante frío viene el peor momento del día sobre la bici… Noto un latigazo en el piramidal derecho, intenso y doloroso, llego a pensar que se ha acabado la prueba para mí con apenas 35 km en las piernas. Bajo un poco el ritmo y aumento cadencia, tras 5 o 10 minutos el dolor desaparece y comienzo a encontrar mi ritmo. El muslo me molesta pero no me preocupa, el piramidal es al que realmente temo, pero ha desaparecido el dolor y vuelvo a mis vatios y a disfrutar encima de la bici. Paso gente y llego al primer avituallamiento, el del Gorg Blau, junto al lago, voy bien cargado de comida y me queda bastante líquido por lo que no paro, continuo dirección Puig Mayor. Una vez coronado ya tengo otros vatios programados y puedo apretar más en las subidas, voy comiendo y bebiendo de continuo, en las subidas mi ritmo deja atrás a muchos participantes, me encuentro comodísimo, en ningún momento noto fatiga y vuelvo a disfrutar las subidas y las bajadas.

sportograf-94479895
Descenso de Puig Mayor

Llego al avituallamiento de Coll del Claret, aquí sí que cojo líquido y algo de comer, aún tengo mucha comida, pero un plátano y geles siempre son bienvenidos. Estamos en la Tramontana y vamos bordeando la costa, un lugar de ensueño para el ciclismo, es increíble. El terreno es totalmente rompepiernas, se sube medio kilómetro se baja uno, se suben 200 metros y se vuelve a bajar, desmoraliza un poco, pero el paisaje merece la pena y contrarresta el sufrimiento.

Cuando llevo sobre 115km en las piernas iniciamos la subida al Coll des Pi, a mi izquierda tengo a un ciclista bastante grandote,  nos miramos y me doy cuenta de que es Miguel Induráin, no me lo creo! Ni corto ni perezoso le doy conversación y dice, tras hablar de la pasada edición de su carrera la Induráin, que se acuerda de mí, que lo asaltamos en Villaba para hacernos una foto junto a él. Decido ir en ese grupo junto a “Miguelón” esta oportunidad solo se tiene una vez en la vida pienso para mí. El ritmo no es bajo pero tampoco vamos pisando huevos, Miguel es un gran ciclista y sabe que disfrutamos de su compañía, así que aunque va sobrado nos acompaña hasta el siguiente avituallamiento, el de Es Capdella.

Paro a reponer líquido y algún que otro gel con la sonrisa en la cara, he ido dos puertos, Des Pi y La Gramola con Induráin, estoy en una nube, incluso le he dado rueda y hemos hecho rampas en paralelo, por mi mente pasan imágenes de Induráin batiéndose el cobre con Rominguer y compañía en el Tour, uno de aquellos que siempre ganaba.

Ya quedan solo dos altos para empezar la zona más llana de la prueba, salgo del avituallamiento dejando atrás a Miguel y me pongo a charlar con un chico, se llama Rafa y me dice que no ha podido coincidir con Miguel en la subida, pero que ha estado con él en la salida a las 07:00. Va muy bien y aguanta mi ritmo de subida, además aunque es cordobés vive en Manacor y se conoce la zona. Le digo que si aguanta mi ritmo de subida luego podemos trabajar juntos en el llano, asiente aunque me comenta que va un poco forzado, aun así coronamos juntos el último puerto e iniciamos una bajada loca hacia Lloseta.

Nos metemos en un grupo de alemanes, que van como auténticos cohetes, menudo ritmo, no bajamos de 50 por hora en muchos tramos, vamos dejando a mucha gente atrás y aquí encontramos al que sería el tercer ciclista junto al que terminaríamos la prueba.

sportograf-94517946
Liderando el grupo

Es extranjero y es enorme, pero esta fino, comenzamos a hacer relevos entre Rafa, el nuevo y yo. Le comento algo pero no entiende español, así que en inglés le digo que empezaremos a trabajar juntos, asiente y entramos a relevos. Da miedo ir a su rueda, da pedales a baja cadencia pero nos hace volar, en algún momento le digo que levante que vamos demasiado fuertes, de hecho vamos recogiendo gente y dejándola atrás. Ya llevamos más de 200 km en las piernas y se nota. Nos unimos a un grupo que de nuevo nos hace subir el ritmo, vamos muy muy fuerte dirección al penúltimo avituallamiento del día Ariany. Aquí aunque he comido y bebido bastante me empieza a costar seguir el ritmo, es una locura, en una rampa bastante dura se me escapa unos metros el grupo y al mirar hacia atrás veo una autentica escabechina, el grupo se ha roto completamente pero estamos muy cerca del avituallamiento. Rafa me espera un poco y me pongo las pilas, como, bebo y me meto un gel de cafeína. Le digo a Rafa de seguir y salimos, muchos se quedan cogiendo aire y nos encontramos solos Rafa y yo, me comenta que entramos en el Flandes Mallorquín, toda una encerrona con rampas de más del 15% pero que disfrutamos como nunca. Vemos por detrás que viene el tiarrón del extranjero, lo esperamos y continuamos los tres, el ritmo es infernal, Rafa se queda un poco a la defensiva, pero me encuentro muy bien de piernas y cabeza. Cada relevo del grandote es un alivio, corta el viento y me deja descansar.

Llegamos a una zona muy rompepiernas y en las subidas me encargo de llevar al grupo, es entonces cuando nos pasan dos ingleses que van como motos, el grandote salta y me indica que nos espera en Artá, le doy el OK pero al girar a la izquierda vienen las peores rampas del día, casi el 20% y poco a poco le doy caza y Rafa se queda un poco, lo esperamos y hablo con el grandote, me dice que es Sudafricano y que prefiere nuestro ritmo al de los ingleses, nos echamos unas risas esperando a Rafa y poco a poco nos acercamos a Artá.

sportograf-94606232
Rumbo a Artá, Rafa de amarillo, el “Africano” de negro y yo de suizo.

La carretera hacia Artá es picando hacia arriba y de nuevo lidero el grupo, vamos recogiendo auténticos “cadáveres”, ciclistas que han apretado demasiado en la Tramontana y que ahora pagan el esfuerzo, al grupo de nuevo me encargo de subirlo, son unos tres kilómetros de subida que hago a unos 250w sin bajar el ritmo, miro hacia atrás y de nuevo descolgamos gente y a la que adelantamos no pueden seguir el ritmo. Coronamos y hemos quedado 4 valientes. Le digo al africano que es su turno y hacemos un descenso a Artá a tumba abierta, disfruto como nunca y volamos literalmente hacia el último avituallamiento.

Justo antes de entrar en la población Rafa me dice que estamos locos, que hemos dejado al grupo a minutos de nosotros, que parecemos profesionales, mientras entramos en Artá me desabrocho el maillot de manga larga y dejo ver el mallot de “La Niña Perruna”, en honor a mi chica Pili, que salga bien en las fotos y lo vea todo el mundo en Artá. Por fin nos presentamos el grandote y yo, se llama Arun, hablamos de continuar cuanto antes que estamos muy cerca de Playa de Muro.

sportograf-94484125
En Artá

La fiesta es impresionante, nos ponen a todo trapo Ganang Style de Psy y nos dan de comer y beber, no paramos de bailar y mandar besos a todo el mundo, incluso algún paisano me abraza, estamos alucinados pero hemos de continuar, la parte final del recorrido está aquí y estamos rozando la gloria de ser finishers de una de las pruebas más duras y bonitas del mundo.

De nuevo en los tramos de subida llevo al grupo, las piernas pican pero el final está cerca, en las bajadas y llano Arun “El africano” nos lleva en volandas con su ritmo machacón, los kilómetros caen y seguimos ampliando el grupo recogiendo gente medio muerta.

Pasamos Can Picafort y llegamos a Playa de Muro, nos miramos Arun, Rafa y yo, esto está terminado, de nuevo me abro el mallot y dejo ver el de debajo, nos tocamos Arun y yo y entramos juntos en meta. La gente aplaude y grita, es la fiesta del ciclismo.

sportograf-94499969
Por fin finishers

Busco a Pili y allí está tras la valla, nos hacemos fotos y Arun y yo nos fundimos en un abrazo, hay que ver como se ha portado el africano, nos ha llevado en volandas con sus casi dos metros de altura.

Se acerca Rafa que se ha retrasado un poco saludando a la familia y nos hacemos una foto los tres. Esto está terminado y comentamos jugadas y nos intercambiamos los números de teléfono. Ahora toca lamerse las heridas y recuperar.

DSCN4334

Mis datos en esta 312

Posición 194º de un total de 1700 participantes en el recorrido 312 y de un total de 6500 participantes entre las 3 distancias.

Tiempo neto de 11 horas 4 minutos y 59 segundos. Tiempo sobre la bici de 10 horas y 50 minutos con una media de 28,9 km/h.

Y para terminar un día increíble, me vuelvo a encontrar con Miguel Induráin, le pido el favor de hacerme un video con él, para enviárselo a mi buen amigo “Miguelón” el MasterProtozoo y así dar por finalizado un gran día de ciclismo.

Antes de finalizar dar las gracias a todos los que me están ayudando a hacer de esta una gran temporada, mi entrenador Manuel, mi nutricionista y fisio Raúl, mi grupeta MasterProtozoos, mi Club el Ebro y muy especialmente a mi mujer Pili.

DSCN4458

!!!Te quiero Niña Perruna!!!

La Indurain 2016

La Indurain 2016

Ya de vuelta de las vacaciones retomo el blog, para primero relataros la crónica de la 25ª cicloturista La Indurain.

Se celebró el pasado día 23 de julio, en la localidad de Villaba (Navarra), localidad del mejor ciclista español de todos los tiempos, Don Miguel Indurain.

Nos trasladamos a Navarra juntos, mi buen amigo David, su mujer Adelina, mi mujer Pili, mi perrita Dina y el que relata esta aventurilla, como son todas las pruebas en las que participo, auténticas aventuras.

Primero dar las gracias a David, que se encargó de buscar un apartamento cerquita de la salida, y aunque unos días antes de la prueba estaba muy bajo de moral al final decidió acompañarnos junto a su mujer.

Nada más llegar el viernes 22, nos acercamos a recoger los dorsales a la salida, y cual es nuestra sorpresa que en uno de los polígonos industriales aledaños a la misma, nos encontramos con Indurain. Mi mujer Pili comenzó a gritar su nombre y yo que conducía, no se me ocurrió otra cosa que cruzar el coche en mitad de la calle y bajarnos los 4 del coche para hacernos una foto con el. “Llegar y besar el santo”. Ahora que lo pienso, si hubiera estado en su lugar, me habría acojonado. 4 tarados que cruzan un coche, al grito de ¡Miguel!, ¡Miguel! para hacerse una foto con el.

0002

No se puede pedir más. Don Miguel en todo momento puso buena cara y no dudó ni un instante en hacerse fotos con nosotros e incluso preguntar a las chicas si iban a participar, un diez para este señor en todos los aspectos, humildad y saber estar, ya quisieran muchos…

0005

Tras recoger los bártulos en la salida, nos dirigimos al apartamento a descansar que al día siguiente nos esperaba un duro día de golpes de pedal.

Allí que nos situamos, David y yo, en la salida unos escasos minutos antes de la hora de inicio. Las chicas nos animan desde la salida, pero David lleva una mala racha de trabajo y me dice que está cansado, para colmo el día esta bastante nublado y caen las primeras gotas de lluvia ya antes incluso de empezar. Le digo que me siga que le voy a llevar en volandas, hay días que uno no tiene ganas de pedalear, hasta que te pones a ello.

Salimos a la hora señalada, bastante atrás, pero poco a poco vamos avanzando posiciones, David no pierde en ningún momento mi rueda, cosa que me asombra y me gusta, le ha picado el gusanillo del amor propio e incluso se anima en un par de ocasiones a tirar, tal vez un poco fuerte, pero de eso se trata. Le aviso de que busque rueda y no gaste energías a lo loco, que ya me encargaré yo de gastarlas por el.

Poco a poco nos vamos acercándonos a las primeras rampas del día, unos túneles que tienen rampas muy duras aunque cortas. En las bajadas alcanzamos nuestra velocidad máxima del día de unos increíbles 90 km/h. Poco a poco nos acercamos al primer avituallamiento, el de Olaldea, justo antes del primer puerto Pizea un 3ª suave y de buen firme. David me sigue y llevamos una media estupenda, sobre 33 km/h y no pierde comba en la subida. Disfruto y me gusta ver como nuestros entrenamientos juntos dan su fruto, una hora y media juntos en una ciclo, cosa impensable hace unos meses, David se infravalora muchas veces, pero no le faltan piernas y mucho menos corazón a la hora de pedalear.

Poco a poco nos acercamos al segundo puerto del día otro 3ª, el de Mezquiriz. Aquí David ya ha puesto su ritmo y yo el mío. Continúo la marcha ya en solitario y voy devorando kilómetros dirección al resto de puertos de la prueba. Ha comenzado a chispear y poco a poco uno se va calando, pero la temperatura no es mala, e incluso disfruto del clima.

Una vez que llego a la bifurcación que separa la ruta larga de la corta comienza la ascensión del primer puerto de 1ª del día de los tres que hay. El puerto de Egozcue, carretera estrecha pero de buen firme. Es aquí cuando me uno a un tipo que lleva una Bianchi, preciosa, que bicicletón lleva, pienso para mi. Lleva un buen ritmo de subida y me engancho a rueda, pero parece que le molesta, intento darle un par de relevos, pero cuando voy a pasarlo el tipo aprieta, quedan dos puertos aun de 1ª categoría y decido no forzar la máquina, si el quiere llevarme que me lleve. Consultando el rutómetro veo que poco a poco llegamos a la cima, a un kilómetro y medio de la misma el “Bianchista” pega un arreón mirando por el rabillo del ojo. Tiro de amor propio y en una rampa al 8% se la devuelvo, intenta ponerse a mi rueda pero ha gastado todo lo que tenía y se queda clavado. Sigo mi ascensión a buen ritmo y tras coronar inicio la bajada al segundo puerto de 1º, Belate.

_mg_3498

Las primeras rampas de Belate son durísimas y aquí ya llueve bastante. Voy solo alcanzando a gente y poco a poco entro en la niebla, si el puerto es bonito lo desconozco, la niebla no me deja ver más allá de 20 metros delante mía. Corono y con precaución comienzo a bajar, voy alcanzando gente y lidero un pequeño grupo de ciclistas. Alcanzamos a otro pelotón ya dirección al último puerto del día. Artesiaga, el puerto que Indurain utilizaba en sus entrenos de cara a las grandes citas.

La subida es larga, unos 16-17 Km. con más de 100 km en las piernas. Voy en un grupo grande con gente que se ve que tiene tablas y van muy muy finos. Me alegra verme en un grupo así, el año pasado era una utopía. Comenzamos la ascensión y en el primer kilómetro las rampas de más del 10% hacen selección y nos quedamos un grupo de 5 o 6 de los casi 20 que íbamos en ese pequeño pelotón. Cada cual pone su ritmo y poco a poco entramos en la niebla y no para de llover.

Finalmente me quedo solo, y me encuentro estupendamente de piernas y de cabeza, a pesar del mal tiempo. Continúo la ascensión y sigo pasando gente, disfruto como nunca y llego a la cima. El garmin marca 10º de temperatura y hace bastante aire, niebla y para colmo llueve. En ese punto está el último avituallamiento del día. A 30 Km. de la meta. Los voluntarios lo pasaron allí arriba peor que los ciclistas. Eso seguro.

_rg31211

Inicio la bajada y decido darlo todo, quiero bajar de las 7 horas en meta. Poco a poco cojo gente en el descenso, pero nadie me da relevos, cuando quedan unos 15 Km. a meta llevo a rueda un pelotón de unos 15-20 ciclistas. Sólo uno se digna a hacerme un par de relevos, pero se disculpa varias veces. Se le ve que no puede más.

A 10 kilómetros del final nos dan caza 4 ciclistas del pelotón con el que inicie la subida de Artesiaga, “Menuda panda de vagos llevas ahí atrás” me comenta uno de ellos. No lo dudo ni un segundo, salto del grupo de “vagos” y me engancho a rueda de estos 4, van como misiles y les comento que tras descansar un par de kilómetros me uniré a sus relevos. Eso hago poco a poco llegamos la meta. Cruzo la meta muy contento por mi tiempo 6 horas y 30 segundos en hacer los 183 km de la marcha y sus casi 3000 metros de desnivel. Diploma de plata.

Allí en Villaba me esperan, Adelina, Pili y Dina. Doy un besazo a mi mujer y un achuchón a Dina que se alegra mucho de verme, como siempre. Ahora estiro, nos relajamos un poco y a comer.

Adelina espera en meta a David que va un poco más atrasado, pero que haría un tiempazo en línea de meta. 7 horas y 30 minutos.

Dar las gracias a mi mujer Pili, que siempre me acompaña en estas aventurillas. Más aun llevando a nuestra perrita Dina. Siempre se agradece llegar a meta y ver a la gente que te quiere.

A Adelina y David por acompañarnos y pasar un par de días estupendos, en grata compañía y hacernos más amena la participación en un evento así.

Por último animar a David a continuar el año que viene dando pedales. Sabes amigo mío que tienes piernas para esto y mucho más. A veces te puede el pesimismo, pero te sobran cabeza, piernas y voluntad. No está al alcance de muchos esas 7 horas y 30 segundos con el tiempo malísimo que hizo, ya deberían tomar nota todos esos que te critican por darle a la biela como le das.

dscn3699

¡Enhorabuena tronco!

Reto solidario 2016 #sumarpormarc

Reto solidario 2016 #sumarpormarc

El reto solidario comienza allá por diciembre del 2015, cuando se me ocurrió la idea de organizar un evento para ayudar a otros que lo necesitasen. En la primera persona que pensé para poder llevar a cabo el proyecto fue en mi buen amigo Salva Macias, el presi de ASDES.

Poco a poco nos fuimos poniendo de acuerdo en varias cosas, el trayecto fue lo primero, cruzar Aragón de norte a sur que no es poco, sobre 300-400 km y el segundo ¿Quién iba a ser el beneficiario de lo recaudado?

Salva no lo dudó ni un momento, conozco a un chico que lo necesita aseguró. Así que lo más importante estaba decidido. Tiramos hacia delante con el reto con muchísima ilusión por parte de ambos, haciendo contactos poco a poco y buscando patrocinadores.

El 8 de junio se celebró la presentación del reto en Zaratecno concesionario oficial Skoda en Zaragoza y el principal colaborador del reto, allí pude conocer en persona a Marc. Marc es un chico de 13 años que sufre de Leucomalacia Ventricular, falta de oxígeno al nacer, que le impide hacer vida normal. Ha de valerse de una silla de ruedas eléctrica que le permite cierta autonomía, pero una vez que lo conoces te das cuenta de que dentro de sus limitaciones es un adolescente vivo, independiente y muy optimista.

Visto desde fuera estos casos, a título personal, siempre me resultan un tema un poco tabú, uno cree que la gente con discapacidad física o psíquica son personas desmotivadas o faltas de esa chispa de la vida. Nada más lejos de la realidad.

Con conocer un poco a Marc uno recibe una dosis de humanidad increíble, es consciente en todo momento de su enfermedad, educado a más no poder no se cansaba de darnos las gracias a todo el equipo allí reunido y como cualquier chico de su edad curioseaba sin parar entre los coches allí expuestos, preguntando cosas sin parar sobre el reto o nosotros mismos.

Tras conocerlo, si tenía alguna duda de que el reto podría atragantárseme, iría a por todas, que más noble objetivo que ayudar al prójimo y mucho más a Marc. Eso sí, no sin antes hacerle prometer que en cuanto su calidad de vida mejore y pueda montar en una bici adaptada repetiríamos el reto juntos, de aquí a unos años.

reto 368 km x MARC-15
Canfranc estación

Finalmente llegó el tan temido día 25 de junio, un recorrido de Somport a Teruel capital, unos nada desdeñables 368 Km. para recaudar 10 céntimos de euro por kilómetro. Allí estábamos en Canfranc Estación a las 06:30 horas, 6 valientes voluntarios, Pili mi mujer, Rafa, José Antonio, Salva, Agustín y yo. La mañana fresca y tras las fotos de rigor iniciamos la aventura del reto.

La bajada del Somport hasta Jaca es fácil y divertida, voy escoltado por los dos cochazos que nos ha proporcionado Zaratecno, un Octavia en el que viajan Agus y Salva y un Superb en el que van Rafa, Pili y José Antonio. Poco a poco alcanzamos velocidad y en un suspiro llegamos a Jaca, algún semáforo nos obliga a parar unos escasos momentos e iniciamos la marhca hacia Puente de la Reina de Jaca, aquí es obligatorio llevar chaleco, con los colores de mi club el CC Ebro, y manguitos. La temperatura es de tan solo 7º aunque voy rápido y no paro de dar pedales hace bastante frío.

Poco a poco nos acercamos a Puente de la Reina para desviarnos hacia el primer escollo del reto, el puerto de Santa Bárbara, ya llevamos unos 50 km. Tras coronar iniciamos un bonito descenso hacia el Embalse de la Peña. Voy fresco y aprieto un poco en la bajada disfrutando, que la carretera es bastante buena y decido hacer la primera parada antes de Murillo de Gállego. Hay que recargar bidones y comer algo, la media es buenísima, estamos todos frescos y en mi caso con ganas de guerra. Aunque soy consciente de que me queda mucho por delante.

DSCN3174
Ascensión a Santa Bárbara

Ya hace calor y me quedo con el buzo cortesía de otro patrocinador del evento, Etxeondo, continuamos con el reto pasando por las localidades de Ayerbe, Plasencia del Monte y Lupiñen hasta llegar al Embalse de La Sotonera, donde nos desviamos en dirección Almudevar. La media al llegar a Almudevar es de 36 km/h, con ya 130 km realizados en solitario. Nada más llegar aparece el C.C. Utebo con 8 componentes que me van a ayudar a bajar hasta Zaragoza, pero también están allí dos socios del C.C. Ebro, Miguel y Loscos, todos se asombran, voy con un ritmo endiablado, por poco no llegan a tiempo ya que voy con mucho adelanto respecto al mejor tiempo previsto en el rutómetro.

La bajada es comodísima, me llevan como a un profesional, completamente a resguardo del aire que sopla bastante y a una buena media nos vamos aproximando a Zaragoza, la mitad del reto está cada vez más cerca. Incluso se agrega a nuestra grupeta un socio de C.C. Monegros que ayuda como uno más.

DSCN3196
Camino de Zaragoza

Llegamos a Zaragoza sobre las 11:30 cuando nuestra hora aproximada prevista eran las 13:00, muy rápido hemos bajado y estamos en el ecuador del reto. En la rotonda del barrio de Valdespartera me dejan los chicos del Utebo y del Ebro para continuar con Fran un buen amigo mío, Manu y Gloria, amigos y socios del Ebro también.

Son las 12 del mediodía y vamos dirección Muel, en María mi amigo Fran se tiene que despedir, tiene asuntos pendientes, pero me ha acompañado bastantes kms y se lo agradezco. Continúo con Manu y Gloria pero antes de llegar a Muel se suman dos chicos que tras comentar que estoy en un reto solidario se prestan voluntarios para llevarme en volandas hasta Paniza Pueblo, Marcos y Gabriel. Pasado Muel alcanzamos a otro socio del Ebro que nos está esperando Alberto, que aunque se encuentra con faringitis nos acompaña y me ayuda a ir acercándonos a Paniza.

DSCN3219
Cerca de Paniza

En Cariñena nos dejan Marcos y Gabriel habiendo realizado un trabajo increíble y en la rotonda de Paniza Alberto, ahora encaramos el puerto Gloria, Manu y yo. Deciden acompañarme hasta Mainar y con un los 35º que indica el GPS iniciamos ascenso al puerto.

Este es el punto de inflexión, con más de 200 km en las piernas la prueba de fuego del reto está ahí. Poco a poco vamos ganando altura y mis dos gregarios de lujo no me dejan levantar el pistón. Por fin llegamos a la cima y salvamos el repecho del puerto de Huerva. Realizamos una parada para recargar las pilas en la cima e iniciamos un descenso vertiginoso hasta Mainar, donde se despiden mis amigos y continuo dirección Daroca.

DSCN3227
Junto a mis amigos Manu y Gloria

En Daroca y sobre los 250km ya de reto me esperan dos noticias, la mala es que voy tan rápido que no les va a dar tiempo a los chicos de la escuela de ciclismo de acompañarme, pero la buena es que hay una muchachada en el pueblo animando. Aflojo un poco el ritmo y saludo. El estruendo es ensordecedor, todos gritan y animan, el final está más cerca ya, tan solo a 118 km. Me resigno a continuar en solitario, pero cual es mi sorpresa que dos chicos de 16 años, Juan y Julio a toda prisa se han vestido y me acompañan dirección Daroca.

Los chavales van como tiros y me dan rueda y conversación, que a estas alturas de la ruta me vienen de perlas. Antes de la localidad de Calamocha hago otra parada y continuamos dirección Teruel. Justo antes de entrar en Calamocha se despiden de mí los dos chavalotes y continúo ya en solitario los 70 km que nos separan de Teruel.

DSCN3240
Junto a los chicos de Daroca

Aquí aunque la carretera parece llana, vamos picando hacia arriba poco a poco y los kilómetros caen más lentamente de lo que me gustaría, auque la media es buenísima algo más de 33 km/h, hacemos la quinta y última parada a apenas 30 km del objetivo con nada más y nada menos que 330 km en las piernas.

Por fin llegamos al último tramo del reto, descenso hacia Teruel y entrada en la población, pero nos espera una última subida hasta la Plaza del Óvalo donde damos por finalizado el reto.

Son las 17:40 hrs y hemos llegado a nuestro objetivo, paramos los coches y me bajo de la bici, voy directo a darle un abrazo a Pili y un besazo por acompañarme, nos quedamos un rato abrazados saboreando el momento y con la piel de gallina por tener cerca en un momento tan especial a la mujer de mi vida. Luego me saludo con todos los compañeros que me han arropado en el día de hoy. Salvador, Agustín, José Antonio y Rafael, grandes voluntarios y mejores personas aun.

DSCN3273
Con el premio gordo

Agustín sin dormir nos acompañó todo el recorrido haciendo de conductor y José Antonio casi sin tiempo para poder avisarlo se vino como conductor reserva. Rafa hacía ya tiempo que confirmó su presencia e hizo labores de conductor y de fotógrafo. A todos ellos mil gracias. Eso es colaboración y entrega, que tome nota el que deba, por que estos señores se merecen un monumento.

DSCN3271
Los voluntarios

Pasadas casi dos horas nos sacan en Aragón TV en directo para el programa Aragón en Abierto, dando por finalizado este reto 2016 #sumar por Marc.

DSCN3295

Agradecer a los colaboradores su apoyo.

Zaratecno, concesionario oficial Skoda en Zaragoza.

Ciclos Aragón.

Etxeondo.

Y a los clubs ciclistas que nos han acompañado durante el reto C.C. Utebo, C.C. Ebro y al C.C. Darocense.

También agradecer a la Guardia Civil su implicación desde las redes sociales y a las OPC de Huesca y Zaragoza por habernos puesto en contacto con diversos medios de comunicación para ayudar a Marc.

Los datos del reto desde Garmin Connect:

Distancia recorrida desde Canfranc Estación a Teruel Plaza del Óvalo:

364,32 km

Tiempo en movimiento y tiempo total:

10:51´00                                 11:22´23

Media en movimiento de:

33,7 km/h

No olvidéis entrar en www.asdes.org y hacer vuestro donativo.

Dani Díaz.

Soplao carretera 2016

Soplao carretera 2016

¿Qué se puede decir de El Soplao? Es una prueba para hacer una vez en la vida por lo menos…. Ya en el 2015 disputé la prueba de BTT y es espectacular, así que este año mi objetivo era la prueba de carretera en su versión de Gran Fondo. Nada más y nada menos que 308km en un paraje increíble en Cabezón de la Sal, Cantabria.

Todo empezó en septiembre del año pasado (2015) cuando le dije a mi mujer Pili que me apuntaba a la versión carretera pero para hacer la ruta gorda, la de 308 km. La pobre me miraba con cara de pocos amigos… ¿No me quedaré sin marido? Eso me preguntó. Yo seguía erre que erre con lo mío, ¡Al Soplao que nos vamos!

Allí que estábamos en la línea de salida a las 7:00 de la mañana del día 4 de junio, haciendo tiempo hablando, bien situados antes de la salida. Este año me he preparado a conciencia, me encuentro en una forma física que no he tenido nunca encima de la bici. Mis 82,4kg se había reducido a 73,6kg desde diciembre y en mis piernas unos nada desdeñables 8000 km. Tras La Mussara estaba convencido de que sufriría pero lograría mi objetivo.

Esta ciclo tiene algo especial, el ambiente, el recorrido (el más bonito que os podáis imaginar), el clima… en fin es mi cicloturista. A falta de pocos segundos del inicio Pili se va a colocarse a la salida de Cabezón para hacerme alguna foto si puede. La traca de petardos de rigor y el tema de AC/DC “Thunder” a todo trapo te hacen estremecerte, el Soplao está en marcha, los nervios se esfuman y comienzas a dar pedales como un loco.

El primer tramo del recorrido es una vuelta por los alrededores de Cabezón de la Sal, el ritmo ya endiablado. Yo llevo el chip del año pasado en BTT ritmo diesel que son muchos kilómetros, pero te dejas llevar en los primeros compases. Vamos rodeando Cabezón y antes del paso por el alto de La Hayuela, varios participantes, de esos que siempre hay en las cicloturistas que se creen que les va a fichar el Sky se meten en el carril izquierdo, vamos en subida y no a mucha velocidad, entonces aparecen varios coches de frente, estacionados por los voluntarios, lo que hace que se incorporen al pelotón de forma brusca, ya tenemos el lío montado, una pequeña montonera…

Soplao_Carretera_2016_03709
Primeros compases del infierno cántabro

Esta vez me toca a mi la china, sin tiempo de reaccionar me veo volando por encima del manillar, golpeo con el culo en la espalda a un ciclista y salgo rebotado hacia el quitamiedos, este de doble altura para mi caída, golpeándome en el antebrazo derecho y en el costado, pero lo peor esta por venir, se me clava el sillín de mi propia bici en mi glúteo izquierdo, veo las estrellas, literalmente creo que me he roto el culo. Me recompongo y lo primero que pienso es que se ha terminado el Soplao para mí, no he llegado a tocar suelo, pero puede que la bici esté tocada, doy unas pedaladas suaves para probarme y probar la montura.

La bici está bien, o eso parece, no sé cómo he logrado meterla en la montonera entre dos ciclistas y no ha sufrido daños. Otra cosa es mi cuerpo, me duele el culo y algo el costado y el brazo, pero con la adrenalina y el enfado sigo hacia delante, quedan escasos kilómetros para Cabezón, allí en el inicio del primer alto del día el de La Hayuela, en el arcén esta Pili, me saca alguna foto y pongo buena cara para disimular el dolorcillo en mi trasero y continuar la marcha.

El alto de La Hayuela ya pone a cada cual en su sitio, los pseudo-pros se van quedando en los 4km de  subida y comienza la selección, cada ciclista a su sitio, es lo que tienen los puertos. Llegamos a la localidad de La Hayuela e iniciamos descenso hasta Comillas, vertiginoso y como misiles nos dirigimos a la carretera que nos llevará hasta San Vicente de la Barquera, precioso paisaje, lástima que estuviera todo el recorrido nublado, pero es uno de los encantos que tiene Cantabria. Llegados a San Vicente por la carretera de la costa (lo más rompepiernas que os podáis imaginar) pasamos por el precioso puente romano de la Ría, e iniciamos otro ascenso para ir hacia el segundo alto del día el de Pechón, corto pero intenso.

Ya cerca del Km. 60 parada en el avituallamiento y me preparo para el primer puerto del día, el Soplao por la vertiente de La Florida, una pequeña encerrona, donde el Garmin llegó a marcar un desnivel del 13%. Aquí me empiezo a encontrar cómodo encima de la bici. He calentado y los dolores han pasado, poco a poco encuentro mi ritmo en la subida y comienzo a pasar gente. La subida es preciosa, las horquillas se suceden y la gente en la cuneta apoya y animan a más no poder. La niebla está presente según ganamos altura, el asfalto mojado no me da la confianza necesaria para apretar bajando y aunque paso gente no afino todo lo que me gustaría.

Soplao_Carretera_2016_15354
El Soplao

Una vez abajo continúo hacia el segundo avituallamiento del día el de Puentenansa en el Km. 95, antes de la ascensión a Piedrasluengas. La media de 30 Km/h es brutal para llevar ya casi 100 Km. Antes de este avituallamiento comencé conversación con un participante, Manuel de Barcelona, “La locomotora del Vallés”, todo un señor encima de la bici (ya podían tomar nota algunos) y con el que conecté desde el primer “hola”. En este punto iniciamos una dupla que no se rompería hasta el final de la prueba, ya que ambos íbamos a por el premio gordo del día los 308 Km.

Comenzamos la ascensión a Piedrasluengas todo un puerto de 30 Km. Durísimo por la distancia, lideramos Manuel y yo un grupo al principio de unos 10 ciclistas y vamos recogiendo más a medida que vamos ascendiendo. Los primeros compases son suaves hasta llegar a las proximidades de la presa, el escenario increíble, vamos por una carretera excavada en la pared del barranco rodeados de verde, la niebla nos empapa pero la temperatura no es desagradable del todo. Poco a poco llegan las rampas más duras y comienza la sangría, ese grupo de 30 ciclistas se reduce a 4, seguimos dando pedales y Manu me dice que para unos segundos a sacar una foto, aflojo el ritmo y lo espero un poco. Tras pocos kilómetros me alcanza y continuamos el ascenso a la parte final del puerto. Pican las piernas y en más de una ocasión las mando a callar, esto casi está, pero de repente me fijo en que mi tubular delantero pierde aire, ¡Joder! Paro y le indico a Manu que siga sin mí, me indica que queda poco para el avituallamiento de la cima y que me esperará un poco arriba. Una puñetera piedrecita con pico ha producido el pinchazo, saco el Vittoria pit stop (espuma arregla pinchazos) y confío en que cierre el agujerito. Lo logra, pero voy con la “mosca detrás de la oreja” un buen tramo.

Soplao_Carretera_2016_05231
Bajo la lluvia en el puerto de Piedrasluengas

Me ha pasado gente y me van preguntando si todo va bien, respondo que si mientras arreglo el pinchazo, inicio la marcha poco después y llego a la cima. Me avituallo y allí está Manuel, dice que no he tardado nada y que no tenga prisa en coger lo que necesite.

Iniciamos el descenso a Potes, un descenso hacia el barranco de La Hermida, de casi 50 Km. En la bajada voy pendiente de la rueda delantera, veo que no pierde y nos tiramos como balas dirección a los tres collados. Vamos pasando gente en la bajada y Manu no se despega de mi, va con un poco de miedo ya que hacía poco que había sufrido una caída bajando, así que me encargo de llevarlo en volandas, aquí el asfalto está seco y devoramos los kilómetros.

Ya en Potes hemos recogido un grupo de ciclistas y vamos un pequeño pelotón, de los cuales solo 4 hacemos relevos, por lo que decidimos no entrar y guardarnos para lo que nos espera. Uno de estos componentes puso la nota negativa del día, el muy “Cerdo” cada gel que tomaba, envoltorio que tiraba, de verdad este tipo de cosas me saca de mis casillas. Luego se saltó los relevos y por poco me tira.

A mitad del barranco le indico a Manuel que necesito parar a orinar, paramos escasos 30 segundos y nos quitamos a las “Cucas” como Manu las llama. El típico ciclista que no da relevos y en el último momento aprieta para demostrar que el es mejor, esos son los “Cucas”.

Iniciamos el ascenso a Collado de Hoz, 11 km de puerto y con 170 ya en las piernas, este puerto se hace duro, rampas constantes pero que llevamos a ritmo Manu y yo, el Dúo Dinámico inicia ascensión, y vamos pasando a las “Cucas” van reventados, el guarro que tiraba la basura al monte está fundido. Intenta ponerse a rueda nuestra pero dura un escaso kilómetro, la verdad que disfrutamos viendo como se quedaba, así es el ciclismo. Los puertos te ponen en tu sitio si o si.

Tras coronar y avituallarnos iniciamos la bajada, la niebla impide bajar en condiciones de nuevo, nos vamos calando poco a poco y en algún tramo he de esperar a Manuel, pero no me importa, se disculpa en varias ocasiones pero no es necesario, su compañía vale más que de sobra cada minuto perdido. Hace frío pero nada más finalizar el descenso iniciamos subida al segundo collado el de Ozalba, algo más corto pero ya con 190 km en las piernas pica bastante. Cada vez hablamos menos pero seguimos subiendo poco a poco. Alternando las pedaladas de pie y sentado a un ritmo que hace un año se me antojaría imposible a esta altura de una prueba como esta. Comentamos en alguna ocasión que tal y como está el tiempo lo mismo no nos dejan hacer la parte final de la prueba, la media va bajando a medida que aumenta el desnivel acumulado y las bajadas están muy peligrosas así que ya veremos si podemos hacer la larga.

Llegamos al último collado del día, el de Carmona, se me hace muy muy duro, aquí agradecí la compañía de Manuel, se separaba de mí escasos 5 metros y miraba hacia atrás, sufría cada pedalada pero me esperó, el pequeño bajón que no pájara me hacía pasarlo mal en este collado, pero poco a poco vamos ganando metros y metiéndonos en la niebla, aquí ya hay una cortina de agua que nos empapa y veo como va saliendo vapor de nuestros cuerpos. En la cima nos informan varios voluntarios de que la carretera está muy mal que bajemos con mucho cuidado, en la parte final me recupero un poco y me dispongo a llevar en la bajada a Manuel. Empapados llegamos al cruce de Valle de Cabuérniga, me informan de que la subida a Palombera está cerrada, la subida ni se distingue por la niebla y según nos dicen los voluntarios está todo peligrosísimo. Solo 16 héroes lograron subir a primera hora hacia la parte final.

Soplao_Carretera_2016_12171
Sufriendo en el collado de Carmona junto a Manuel

Nos miramos descorazonados pero en parte aliviados, llamo a Pili y le digo que no nos deja la organización ir a la Gran Fondo e iniciamos descenso hacia Cabezón, aquí vaciamos el vaso por completo, el ligero descenso lo hacemos a tope, hemos de bajar de las 9 horas como sea. Nos relevamos hasta que un chico joven que no participa y estaba entrenando por los alrededores se ofrece a llevarnos, y cómo nos lleva… volando! Nos comemos los kilómetros que nos separan de Cabezón, sin darnos cuenta hemos pasado Ruente y nos separan pocos metros de la meta.

Entramos juntos Manuel y yo, nos damos la mano y levantamos los brazos. La gente anima y la meta está llena de aficionados. Esto es ciclismo en su más pura esencia, sufrimiento, compañerismo, kilómetros sin conocimiento y al final el premio de encontrarme a mi mujer esperándome con una sonrisa en la cara. Cruzamos la meta y busco a Pili que me llama a gritos y nos hace unas fotos para la posteridad, nos damos un abrazo y nos besamos, como echa uno de menos a la mujer en carreras como esta…

Conmemorativa_Soplao_Carretera_2016_23865

Finalmente tras estirar nos vamos a las carpas a comer los tres, comentamos jugadas y lo bien que lo hemos pasado, por fin le cuento a Pili mis aventurillas del día, caída, pinchazo y mis número del día en Strava.

Distancia 227,2 Km.

Tiempo en movimiento 8:32:10

Desnivel acumulado 4203 mts.

Media de 26,6 en movimiento.

Tiempo oficial de 8:58:35 posición 391 de casi 900 que decidieron hacer la ruta de 227 km de un total de casi 1800 participantes. Media con las paradas de 25,2 km/h.

En definitiva una prueba como pocas, durísima por el desnivel, los kilómetros y más aún por el desgaste mental de la caída y el pinchazo. Estoy convencido de que si el tiempo hubiera acompañado podríamos haber subido la media y haber realizado la larga, sufriendo muchísimo, pero las sensaciones muy buenas, la bici se portó desde el primer al último momento. El año que viene espero volver y si se puede ir a por el recorrido largo.

Agradecer a mi mujer Pili estar a mi lado en todo momento, todos estos esfuerzos van por ti, la semana antes de la prueba ha sido dura por motivos personales y lo hemos pasado mal, pero ha todo ha salido a pedir de boca y he disfrutado muchísimo de estos días en Cantabria.

IMG_20160603_164831

Te quiero.

Dani Díaz.

 

Gran Fondo La Mussara 2016

Gran Fondo La Mussara 2016

El 14 de mayo se celebró en Reus la tercera edición de la Polar Gran Fondo La Mussara, una prueba bastante moderna pero que no tiene nada que envidiar a la Quebrantahuesos, ni por distancia ni por desnivel. Incluso a título personal La Mussara me parece más dura al ser un recorrido más rompepiernas.

Primero agradecer a mi mujer que nos acompañara a Salvador y a mí, hizo las veces de cocinera, fotógrafa y directora del equipo. Como siempre ella es partícipe de mis éxitos.

A las 6 de la mañana nos encontramos en la explanada de la Fira de Reus tres amigos y compañeros, Salvador, David y yo. Los tres compartimos filiación con El Pedal Aragonés y yo por otra parte también con el C.C. Ebro.

La Mañana es fresca, sopla bastante aire de componente noroeste, lo que suele ser Cierzo en Zaragoza, pero la temperatura no es desagradable del todo. El mallot que ha proporcionado la organización es de buena calidad y eso se nota. Nos situamos en el cajón de entrada que nos corresponde y esperamos a que den el pistoletazo de salida, ya en el cajón nos encontramos con Antonio, otro socio del Pedal, comentamos jugadas y le repito una y otra vez a David que lo quiero a mi rueda para subir juntos la Mussara, el primer puerto del día de hoy.

7:30 horas y dan la salida, aire de cara pero vamos poco a poco David y yo pasando gente sin forzar, que los 25 primeros kilómetros son en subida, poco a poco nos hacemos un hueco en un grupo que parece que lleva buen ritmo y justo antes de salir de Reus veo que voy solo, todos vamos vestidos iguales, así que es una locura buscar a mi compañero. Pienso para mí que es otra ciclo en la que estaré solo.

Se inicia el puerto de La Mussara, llevo buen ritmo controlo en todo momento mi esfuerzo y paso muchísima gente, la velocidad constante de unos 15-16 km/h me hace disfrutar de la ascensión, el asfalto en perfectas condiciones se agradece y tras unos kilómetros enlazo con dos amigos del Ebro, Leonar el Colombiano y Miguel Saludas, van picados entre ellos y veo que Leonar va un poco por encima de sus posibilidades, Miguel tira sin compasión, yo sigo a mi ritmo no me interesa entrar en una guerra, tan solo a 20 km de la salida.

Coronamos juntos Miguel y yo, Leonar ha quedado atrás y se inicia la bajada a Capafonts, pero hay que sortear un par de tachuelas, recorrido exigente y que hace desgastar las fuerzas rápidamente. Ya en Capafonts paro en el avituallamiento lo mínimo para recargar agua e iniciar la ascensión al segundo puerto del día el alto de Picorandan, corto de unos 5 km y agradable de ascender pero ya en solitario que he dejado atrás a Miguel en el avituallamiento.

polar-gran-fondo-la-mussara-2016-coll-d-alforja-2-km-154-gran-fondo-polar-gran-fondo-la-mussara-2016-1453844-40401-773
Subir jode

De nuevo continua el sube-baja hasta iniciar el tercer puerto, el alto de Les Pinedes y tras coronar y pasar de nuevo unos km rompepiernas iniciamos una larga bajada hasta el pueblo de Cornudella, la bajada es impresionante, bonita y con el asfalto en excelente estado, agarrado a la parte baja del manillar voy pasando gente y grupos hasta el avituallamiento de Cornudella, hago una parada técnica y continuo la marcha al alto de Albarca. Tras coronar y descender a la localidad de Udemollins se inicia una subida que en el perfil de la marcha no está catalogada como puerto pero que lo es en toda regla, aquí hay gente que se va descolgando del grupo que hemos formado. Una vez salvado este repecho se iniciará un descenso continuado prácticamente hasta los pies del alto de Roig, el “Coco” del día.

De nuevo paro en un avituallamiento, el de la localidad de Margalef 110 km ya en las piernas y me encuentro con Javi “El Carni” del Ebro, me dice que le espere unos segundos y continuamos la ruta juntos. Sé que está más fuerte que yo, pero así podre forzar un poco la máquina hasta donde me dejen las piernas. Nos vamos relevando que aún hay ligero descenso y de vez en cuando algún otro nos ayuda con los relevos.

Poco a poco llegamos al inicio del alto de Roig, los primeros kilómetros son constantes y vamos en un grupo cómodo al que hemos dado alcance durante la bajada, justo antes de iniciar los kilómetros más duros hay un avituallamiento, le pido a Javi parar e iniciamos la marcha lo antes posible, aquí se pone la cosa muy dura, rampas del 15-16% constantes con algún que otro descanso, mi desarrollo no es el más adecuado 52-36 con un 11-28, sufro pero logro sobreponerme aunque Javi me espera en las rampas más duras. Un vez coronado bajamos como cohetes a Cornudella donde Javi me indica que necesita parar, lleva una pequeña pajara y tras comer e hidratarnos continuamos al último alto del día, esto se acaba al alto de Alforja que habíamos hecho de bajada en la primera parte del recorrido, es una ascensión sencilla pero subimos ligeros, Javi dice que tiene mala gana y mal cuerpo, si no llega a tenerlos echo los hígados, menudo ritmo de subida lleva.

Coronamos y tras tomarnos unos geles me pongo a tirar del grupo cuesta abajo, todo en bajada hasta Reus, miro el crono y veo que puedo bajar de las 7 horas, voy descarado a por ello, agarro el manillar por la parte baja y meto desarrollo, miro de vez en cuando atrás para comprobar que me sigue Javi y no se despega ni un metro. Nos saltamos el avituallamiento de Alforja y se une a nosotros un ciclista que me ayuda a llevar al grupo que lidero, hay veces que nos quedamos sin desarrollo que mover, 65-70km/h y no bajamos el pistón, los kilómetros caen y en Villaplana se une otro a los relevos.

polar-gran-fondo-la-mussara-2016-km-142-gran-fondo-polar-gran-fondo-la-mussara-2016-1453844-40388-476
Bajar mola

Entre los tres llevamos al grupo que había iniciado la bajada de la Alforja hasta las afueras de Reus y cruzamos la línea de llegada oficial, aún queda un paseíto por la localidad hasta el recinto ferial.

Miro el crono y he conseguido mi objetivo 6:43´ increíble una media por encima de 28 km/h. Nos felicitamos Javi y yo e iniciamos camino la Feria, allí recogemos la gorra que nos acredita como finisher y nos encontramos con mi mujer y Salva que nos esperan allí para comer.

Posición 575º de un total de 4300 inscritos a la Gran Fondo.

Un saludo y en breve la próxima.

Monegrada 2016

Monegrada 2016

El pasado día 2 de mayo se celebró la Monegrada 2016, prueba no oficial del C.C. Ebro pero con un aire de cicloturista que ya querrían otros eventos. No falto de nada, avituallamiento, coche de apoyo, fotógrafo, tramo competitivo y como no, la mejor compañía que se puede desear.

Aquí os dejo la crónica del día tan estupendo que disfrutamos a golpe de pedal.

La Monegrada en esta su 2º edición, no es otra cosa que una ruta por las provincias de Zaragoza y Huesca, por la comarca de Los Monegros, con salida desde Zaragoza con un recorrido circular por las zonas más emblemáticas de la comarca, Sariñena y su laguna, Sierra de Alcubierre, Castejón de Monegros, Lanaja y un largo etcétera.

DSCN2998
Los valientes ciclistas

La mañana se presentó fría y ventosa pero un total de 32 ciclistas nos dimos cita a las 7:15 horas en la salida, junto a tres acompañantes en el vehículo de apoyo.

La ruta se desarrolló sin incidentes y con el pelotón agrupado hasta las primeras rampas pasado Villamayor, donde nuestro presidente del Club pincho hasta en dos ocasiones, pero entre los que tiraron hacia adelante y otros que se quedaban fríos se fragmento el pelotón, pero nada que impidiera el normal desarrollo de la prueba, ya que nos reagruparíamos más adelante en la localidad de Alcubierre, tras salvar el alto del mismo nombre, ya sólo quedaban 2 altos más.

Tras avituallarnos en la plaza del pueblo, hacernos las fotos de rigor e ir al baño continuamos la marcha por la bonita y verde (En esta época del año) comarca de Los Monegros, el ritmo adecuado a todos los públicos, sostenido y sostenible como les gusta decir a los socios del Ebro, sólo roto por los tramos rompepiernas, pero una vez salvados la cabeza del pelotón bajaba el pistón y se volvía a hacer grupo.

Nos acercábamos sin darnos cuenta al tramo “Libre” del día, el alto de Pallaruelo, donde en las primeras rampas Emilio Banqueri imponía un ritmo terrible que dejaba el duelo para cuatro “Motivados”, Talayero, Emilio B., Leo y yo mismo.

En otra de las rampas previas al tramo duro del alto, Talayero apretaba las tuercas al grupo sin apenas dejarlo respirar, hasta que tomó el relevo Leo, el colombiano ataco como los grandes, desde abajo sin dejarse nada en el tintero, lo que nos dejó ya a los dos solos para disputar el “Souvenir Vasile Adam”.

Durante la ascensión no pare de hacer cambios de ritmo y atacar hasta en tres ocasiones para ver si lograba dejar a Leo, pero se portó como un buen escalador y sacando la raza no pude descolgarlo hasta pocos metros antes de la cima, eso sí, entregando todo y más. Una vez en la cima nos felicitamos y esperamos al tercer clasificado del día, Emilio que durante toda la jornada estuvo muy activo y en cuarto lugar el charcutero Talayero.

DSCN2989
El podio del día

A título personal me habría gustado que entrasen más compañeros en el tramo libre, Javier, David, Alex y alguno más que no me habrían dejado coronar en cabeza, eso seguro. Pero habríamos disfrutado de todas formas tanto o más como lo hice con Leo.

Tras esta batallita nos reagrupamos en Castejón de Monegros para tomar algo antes de continuar con la prueba, el bar de siempre estaba cerrado así que el grueso del pelotón optamos por cambiar de bar y descansar durante casi una hora.

En esta parte de La Monegrada, hubo varias sorpresas, el organizador había preparado unas chapas conmemorativas de la prueba, previo pago de 1€ que gustosamente cedimos por el detalle. También teníamos otra sorpresa en el coche de apoyo, ricos sándwiches de nocilla, barritas energéticas y coca-colas que nos recargaron las pilas. Pero me consta que lo que más gustó fueron los minis de nocilla, que prácticamente desaparecieron de las manos de los avitualladores.

Una vez respuestos continuamos la marcha hacia el último alto del día, con cierzo de cara, pero que sobrellevamos con relevos, aunque nos costó un poco al principio no tardamos en encontrarle el truco y los kilómetros pasaban rápidos dirección al cruce de Leciñena. De nuevo un pinchazo nos hizo parar, pero el grupo permaneció más o menos compacto hasta la llegada al cruce.

Ya todo es bajada hasta Zaragoza, unos cuantos aprovechamos para apretarnos las tuercas y dar por concluido un gran día, ya en la entrada de Zaragoza nos despedimos y cada mochuelo a su olivo.

Dar las gracias a todos los socios (Y no socios invitados) que participaron, por el buen ambiente y el compañerismo que reino durante toda la jornada, al coche de avituallamiento y a la fotógrafa más guapa del mundo, mi mujer Pilar que hizo de este día una salida especial por su presencia, amén de unas fotos cojonudas que podemos disfrutar todos.

Especial mención para dos socios, Jesús y Vasile que aunque sufrieron terminaron la dura ruta, ¡Enhorabuena chicos!.

Un placer y nos vemos en el 2017.